XXXV Encuentros con el cine

El próximo jueves, 16 de marzo, abordaremos la película “EL CEBO” de Ladislao Vajda de 1958. Fue una coproducción española y suiza de Chamartín (Madrid) y Praessens Films (Zurich), en la que también colaboró la productora alemana CCC-Filmproduktion (Berlín). Ganó el prestigioso Premio San Jorge de 1959 a la mejor película española.

    Se trata, sin embargo, de una de las películas que menos española parece. De hecho algún censor de los años 50, aprovechando este parecer, llegó a decir que era “casi completamente suiza”, si bien respondiendo al temor por lo que en ella se trataba, que era sumamente delicado: el tema del “niño en peligro”. Se hizo una versión en alemán que se tituló como inicialmente se había decidido  Es geschah am hellichten Tag (Sucedió a plena luz del día) que incluyó algunos planos que no aparecen en la versión española. El acusado temor llevó a los censores y a la crítica a borrar cualquier referencia de un contexto nacional y a calificarla como totalmente extranjera. También se hizo una versión inglesa.

    La gestación de esta valiosa película nos resulta de veras muy interesante. El productor suizo Lazar Weschler, conocido por el tono moral de sus producciones, encargó al afamado escritor Friedrich Durrënmatt un guión para llevar al cine, pedagógicamente, el asunto de los delitos contra los niños. Estuvieron entonces buscando al director más apropiado para el proyecto y, tras barajar varios nombres, pensaron en Ladislao Vajda, húngaro afincado en España y nacionalizado español, que había mostrado gran maestría y éxito trabajando con niños, principalmente con sus películas Marcelino, pan y vino (1955), Mi tío Jacinto (1956) y Un ángel pasó por Brooklyn (1957) que entusiasmaron a Weschler. Convencido Vajda, la producción se concibió como una colaboración en la que España sólo participaba con el director, el fotógrafo de origen alemán Enrique Guerner y la actriz María Rosa Salgado, lo que suponía un 30%. Junto a Durrënmatt trabajaron en el guión el propio Vajda y Hans Jakoby. Muy llamativo nos resulta que, tras finalizar la producción de la película y partiendo de ella, el escritor suizo, una vez desprendido de Vajda, continuara con el guión hasta convertir el filme en una novela que tituló Das Versprechen (La promesa), alejándose en ella de la orientación pedagógica del filme y buscando una linea literaria distinta, relacionada con el subtítulo que dio a la misma: Réquiem por la novela policíaca.

El cebo (película) y La promesa (novela) constituyen un significativo ejemplo del paso del cine a la literatura. Y, a nuestro modo de ver, entre las cosas relevantes que se transforman, o que se pierden en ese paso, de las que queremos hablar, una de ellas es el aire de cuento de hadas que, paradójicamente, tiene la película, considerada hoy entre las mejores del cine español y que, según cuentan, llegó a atemorizar a los niños de la época.

    En nuestra atención al interés que actualmente despiertan los diálogos entre las diferentes artes y particularmente entre las otras artes y el cine, contaremos con nuestro compañero Andrés G. Leiva, dibujante, que vuelve a los encuentros con el cine comparando el lenguaje del cómic con el fílmico. En esta ocasión se centrará en el tema de los PSICÓPATAS, basándose en la película EL CEBO y viendo las similitudes y diferencias con su novela gráfica “Historia de IVÁN”. Una nueva oportunidad para mostrar esa conexión entre la viñeta y el fotograma que desde hace tiempo cultiva el autor y que manifiesta abiertamente en su anterior libro titulado, muy cinematográficamente, SERIE B.
Adrés G. Leiva es el autor de nuestros carteles e invitaciones.

    Esperamos que la sesión pueda resultar de tu interés.

Afectuosos saludos,

José Miguel Gutiérrez
IES Luis de Góngora
Córdoba